CONCIENCIA PLENA
mentalmente lejos. En vez de experimentar la realidad del momento, es fácil perderse en la búsqueda de un arrepentimiento del pasado, quedarse estancado en preocupaciones sobre el futuro o hasta ser consumido por escenarios que ni siquiera han tomado lugar. Mientras permanecemos consumidos por nuestras preocupaciones sobre el próximo día o semana, la vida se mueve a nuestro alrededor, en este mismo instante. El problema con esto es que aquellos de nosotros que nos permitimos vivir solamente en el pasado o en el futuro terminamos viviendo nuestros días en piloto automático. Caminamos sin notar las sensaciones debajo de los pies, tragamos la comida sin saborearla, y hasta fingimos a escuchar a los demás cuando simplemente estamos planeando cómo responder.

La meditación de conciencia plena es simplemente una forma de entrenar la mente a enfocarse en las experiencias del momento presente. Es decir, simplemente ponemos atención a lo que sea que estemos experimentando emocional, mental y físicamente tal como lo estamos experimentando en el momento.

El impacto de la conciencia plena va más allá que solamente notar el momento presente. Se ha comprobado que la meditación de conciencia plena ayuda a aliviar el estrés, mejora la calidad del sueño, aumenta nuestras capacidades intelectuales y emocionales, y disminuye la presión sanguínea y el dolor crónico. Por estas razones y más, la conciencia plena está al centro de todas nuestras meditaciones. Le estamos declarando la guerra al estrés crónico, la fatiga, la depresión y todas las enfermedades físicas que acompañan estos estados de mente.