COMPASIÓN

La compasión es denominada una de las emociones más inspiradoras y amorosas que nosotros como seres humanos podemos sentir por nosotros mismos y por los demás. La compasión literalmente significa “sufrir juntos” y nos inspira a resolver problemas, aliviar el dolor y el sufrimiento de los demás, siendo a la vez más bondadosos y más comprensivos también. También podemos utilizar esta emoción con nosotros mismos cuando estemos teniendo problemas lidiando con desafíos emocionales o físicos.

A pesar de su habilidad para tener un impacto positivo en muchos aspectos de nuestras vidas, con frecuencia la compasión es relegada a tomar el asiento trasero en comparación con las críticas, la vergüenza y la culpa. Muchas veces cuando nos enfrentamos a las condiciones de los demás o de nosotros mismos, nuestro primer instinto es juzgar duramente. Sin embargo, cuando la compasión es reemplazada por la vergüenza y la culpa, también proyectamos esas mismas críticas en nuestras propias fuentes de miseria y sufrimiento. Entonces cuando enfrentamos desafíos similares tenemos menos resiliencia y capacidad para levantarnos de nuevo bajo la carga pesada de nuestro propio orgullo, vergüenza y crueldad.

Por esta razón, cultivar la compasión es central e importante en nuestras vidas diarias. A través de la meditación empezamos a convertir la compasión en una parte integral de nuestros procesos de pensamiento. Lentamente con el tiempo empezaremos a mirar las acciones y el comportamiento de los demás con más comprensión, empatía y con un sentido de camaradería. Por ende podremos abordarnos con la misma compasión y desatar una de nuestras fuentes de amor más grandes.