ANSIEDAD

La ansiedad afecta a muchos de nosotros cuando no estamos seguros del resultado de una situación; sentimos nerviosismo, aprensión y un sentimiento de inquietud debido a uno o muchos factores. Cuando consideramos el origen de nuestra ansiedad, pareciera que el detonador es nuestra necesidad de controlar el futuro. La ansiedad nos hace sentirnos preocupados, nerviosos, aprensivos e inquietos respecto a cualquier situación.

Pero, ¿qué es verdaderamente la ansiedad? Al mirar el significado literal, es nuestro hábito de anticipar incomodidad, desgracia o adversidad que todavía no ha ocurrido. Nuestra ansiedad tal vez no se origine de no saber el futuro, sino de nuestro deseo para controlarlo. Aunque en la mayoría de los casos, a diferencia del estrés, sentimos ansiedad a causa de situaciones que todavía no han ocurrido. Algunos tienen ansiedad debido al miedo de fracasar, una pérdida o un cambio en estatus, y otros sufren ansiedad debido a la pérdida de salud y bienestar. Aunque es normal que sintamos ansiedad de vez en cuando debido a la incertidumbre de nuestro futuro, experimentar ansiedad a diario nos puede paralizar emocionalmente y puede conllevar a una presión sanguínea elevada, un sistema inmunológico débil, ataques de pánico, trastornos obsesivos compulsivos o fobias. Todos sentimos ansiedad de vez en cuando, esto es perfectamente normal, y aún así debemos permanecer conscientes de cuánto tiempo persiste nuestra ansiedad y tratar de entender su origen para ayudarnos a limitar sus efectos.

La práctica de la meditación de conciencia plena por definición nos obliga a practicar la toma de conciencia de uno mismo y a considerar que miedos, inseguridades y sentimientos de inquietud están basados en la realidad o no. En nuestras prácticas consideramos si de hecho podemos controlar nuestro futuro. Observamos nuestro deseo de controlar nuestras vidas y planear por adelantado para prevenir desgracia y sorpresas malas, y miramos como ese deseo puede ser no solamente impráctico, sino que también mental y físicamente perjudicial. Al hacer esto, podemos trabajar de frente con el origen de nuestra ansiedad y debilitar los impactos negativos de estas fuentes.